23.3 C
Goya
jueves, febrero 22, 2024
InicioNacionalesJosé Lorenzón, en moto de punta a punta por la Ruta 40...

José Lorenzón, en moto de punta a punta por la Ruta 40 llevando la cultura goyana en su recorrido

Salió de Goya el 20 de octubre rumbo a la Quiaca y con la mirada firme en bajar por la mítica Ruta 40 hasta Ushuaia, en un recorrido de más de 5.700 km, cumpliendo el sueño de todo motociclista de conocer la más emblemática y difícil ruta de la Argentina, y de las más duras de Sudamérica. Quien fuera Fiscal General de la Fiesta Nacional del Surubí, deja información y cultura guaraní en cada lugar que visita. En diálogo con RADIO POWER, desde El Chaltén, comentó sus vivencias.

Uno de los íconos de este recorrido es un tramo de ripio conocido como “Los 73 malditos”, que une un camino áspero por el tipo de piedra suelta sobre su superficie, fuertes vientos patagónicos y el cruce de guanacos y otros animales, lo que hace que muchos motociclistas sufran caídas, o que tengan que espera en Gobernador Gregores a que disminuya la intensidad del viento para aventurarse en ese tramo. El miércoles José Lorenzón los superó y se tomó una jornada de descanso en El Chaltén, esperando que amaine el viento para poder continuar su camino, por lo que aprovechando esa pausa tomó contacto con “El Nuevo Día” de Radio Power.

“Hoy vamos a reponer energía tras dos días difíciles de ruta, el viento se está haciendo sentir en la Patagonia”, comentó mencionando que terminó muy cansado el miércoles.

La idea del recorrido

Con respecto a cómo surgió la idea de emprender ese recorrido, comentó que nace de cuando fue Fiscal de la Fiesta Nacional del Surubí, junto con el entonces presidente de la COMUPE Horacio Urdiró, y otros amigos que mencionó y en marzo del 2020 salieron con un Peugeot 404 modelo 1970 y dos motos, pero que la pandemia los detuvo por lo que regresaron todos menos él, que quedó 30 días varado en Caleta Olivia, regresó luego pero con la sensación de algo inconcluso.

Dijo que su idea original era bajar por la Ruta 3 y volver por la 40, pero que ahora comenzó al revés, ya que fue de Goya a La Quiaca y desde ahí comenzó a bajar, y que con casi 7.000 km recorridos ya está cerca de cumplir con el objetivo.

“Los malditos 73”

Relató ante la consulta que el día anterior pudo superar los famosos “Malditos 73 km”, le ripio más duro de Sudamérica, y que le tocó un día triste, nublado, con llovizna en el tramo final acompañado de fuertes vientos, lo que hizo que se “pongan ásperos los últimos kilómetros”.

Camino recorrido

Al pedírsele que describa a la audiencia el camino recorrido, comentó que en norte la 40 tiene un poco de ripio, luego sigue con asfalto y lugares increíblemente bellos en Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Mendoza, y otros en la bajada, que de Mendoza hizo un ripio también duro llamado “Barbas Blancas” de más de 80 km, con calor agobiante, y luego asfalto hasta Tres Lagos, Santa Cruz, “Los 73 Malditos” de ripio y ahora está evaluando cómo seguir, ya que siguen casi 90 km hasta Río Turbio con ruta fea. Desde ahí seguiría hasta Río Gallegos para ir a Chile y poder cruzar el Estrecho de Magallanes rumbo a Tierra del fuego. El domingo estima que llegaría a Ushuaia.

El regreso a Goya lo hará por la Ruta N° 3, que corre paralela al Atlántico.

Viaje en solitario

Los motoviajeros encaran estos trayectos de varias formas. Algunos lo hacen en grupo, otros con algún vehículo de apoyo y, lo más difícil porque implica encarar sin nadie más caminos difíciles o posibles problemas, el viaje en solitario.

José Lorenzón eligió esta última opción, aclarando que tomó esa decisión debido a que él está jubilado y no tiene compromisos laborales que cumplir, lo que no ocurre con sus potenciales acompañantes.

No obstante ello, la ruta siempre proporciona la compañía de otros motociclistas dispuestos a compartir kilómetros y experiencias, y que en su caso pasando Chos malal conoció a dos moteros mendocinos, que aunque viajan motos de mayor cilindrada a otro ritmo, se fueron encontrando en los descansos o reposiciones de combustible, o en los hostel en los que hacen noche y descansan. Lo mismo con dos matrimonios y otro motociclista solitario de Uruguay que están bajando por la 40. Cómo viajan en motos más potentes, ellos siguen este jueves y él tras descansar un día retomará la ruta el viernes.

Sin accidentes en la ruta

Al viajar sólo los inconvenientes se magnifican, por lo que se le preguntó si tuvo algún problema y cómo los resolvió.

Respondió que afortunadamente no tuvo ningún accidente, pero que llegando a Gobernador Gregores se le desbandó una cubierta y contó con la asistencia de los viajeros que mencionó antes, que lo ayudaron en un campamento de Vialidad Nacional y pudo cambiar la cubierta ya que llevaba una de repuesto.

Destacó que el viento y las banquinas con mucho declive y piedras impiden las paradas para descansar entre un punto y otro, pero que se fue adaptando a esa circunstancia, deteniéndose cada 100 o 120 km para estirar las piernas y continuar.

Solidaridad de gente

En este tipo de viajes, se destacan los valores humanos, y en este caso no fue la excepción, lo que surgió del relato de José Lorenzón que expuso varios momentos vividos y la reacción de la gente de lugar y de otros viajeros, que se brindaron sin dudarlo para encontrar una solución.

En los EE UU los viajeros, en especial los motociclistas, tienen como meta recorrer la Ruta 66 que atraviesa el país del norte de este a oeste. En esta parte del mundo, ubicada en la Argentina que la recorre de un extremo a otro, de sur a norte o viceversa, está la mítica Ruta 40, la meca de los motoviajeros de toda Latinoamérica.

José Lorenzón está cumpliendo su sueño personal, pero también la ilusión de muchos otros que lo acompañan a través de redes sociales, mensajes.

El final del diálogo con Radio Power estuvo relacionado con su esposa y su familia, venciéndolo la emoción al reconocer que sin su apoyo inestimable, no podría hacer realidad el sueño de recorrer la Ruta 40.-

ARTICULOS RELACIONADOS

Más Popular